sábado, 30 de mayo de 2009

Monumentos

Sabes que casi siempre te he querido,
que le hice monumentos a tus tetas
fui pañuelo de tu llanto
y te soñe como a tantas

Dime que ha pasado
qué dictó mal el corazón
para no volver a sudar:
a querernos mal.

Agarrado a un sueño,
soñe que no volvías.
Que era libre: soñé.


Ó. Valcárcel. Mayo acaecido de 2009. A ella, a otra, a la nueva única.

3 comentarios:

Arkaninger dijo...

ESO es poesía.

Óscar Valcárcel dijo...

Gracias compadre!
Para mi de lo peor que he escrito.. pero había que decirlo.

moshquis dijo...

esperemos que así sea, esperemos